Publicidad

Materias primas y mercados internacionales

En un esfuerzo para vender sus productos y servicios a nuevos clientes, las empresas tratan de entrar en nuevos mercados extranjeros. La entrada en un país extranjero puede ser difícil, sin embargo, la empresa debe adaptarse a una nueva clientela, a nuevas normas legales y a una nueva competencia. Para hacer de esto una transición más fácil, existen una serie de modos comunes que las empresas pueden utilizar cuando se arranca en un mercado extranjero.

Uno de los métodos más populares es el establecimiento de una empresa conjunta, en la que dos empresas combinan los recursos financieros para vender productos o servicios. Muchos países con economías fuertemente controladas, como China, a menudo requieren que las compañías extranjeras se asocien con una empresa local si desean vender productos a sus nuevos clientes. Aunque las empresas conjuntas ofrecen a las empresas extranjeras un socio con experiencia en el mercado extranjero, estas asociaciones pueden ser difíciles de manejar y requieren de una división de las ganancias.

Licencias de entrada

Con las licencias de entrada, las empresas firman contratos con empresas extranjeras, llamadas “licencias”, estas le permiten fabricar y vender legalmente productos a la compañía. Las empresas extranjeras adquieren las licencias directamente, pagan una cuota de licencia regular o pagan un porcentaje de sus ingresos a través del tiempo en forma de regalías. Estas licencias de entrada le permite a las empresas entrar en un mercado extranjero de forma rápida y poco costosa, además les da un poco de control sobre la comercialización de los productos extranjeros y sus ventas.

Exportación

En lugar de tratar de asociarse con otras empresas extranjeras, algunas simplemente venden sus productos a los distribuidores en el extranjero, de forma que estos puedan vender los productos a los consumidores. Esto impide que la compañía exportadora tenga que invertir dinero en el desarrollo de plantas de producción en el mercado externo, pero los costos de transporte y los aranceles restrictivos pueden hacer de este sistema un factor poco rentable para ciertos productos.

Internet

Muchas empresas tratan de entrar en los mercados extranjeros indirectamente, dirigiéndose a los consumidores extranjeros a través de Internet. De forma similar a la exportación, las empresas mantienen sus operaciones físicas en sus países de origen, pero los productos se comercializan al exterior. Sin embargo, mientras que en la exportación, las empresas crean contratos financieros con otras empresas locales, por medio del mundo internauta se reciben órdenes directas de los consumidores. Las ventajas de esta estrategia son las siguientes: es relativamente más económico, supone sólo el costo de un sitio web y sus herramientas de marketing. La única desventaja es que suele ser menos eficaz que el establecimiento de una empresa con presencia física en el mercado externo.

Publicidad

Deja un comentario