Publicidad

Escalada de precios de las materias primas: ¿Nueva crisis alimentaria?

¿Qué tienen que ver las inundaciones en Australia, la sequía en Argentina y la crisis de deuda en Europa con las revueltas sociales en Túnez o Argeliaa? El nexo de unión son los alimentos básicos y la escalada de sus precios registrada en la segunda mitad de 2010.

Ha sido una remontada silenciosa, porque ha sucedido sin que preocupara a autoridades ni medios de comunicación, volcados por entonces en crisis financieras y grandes indicadores macroeconómicos. Pero ha sucedido, y ahora está desencadenando revueltas en los países más pobres, los que antes notan el encarecimiento de lo básico: la comida.

Por el momento, los analistas no prevén una repetición de la crisis alimentaria de 20088, pero la clave para que eso no ocurra está en una variable poco fiable: el precio del petróleo, detonante último del estallido de hace dos años y pesadilla de los bancos centrales que, como el Banco Central Europeo, vigilan ese indicador para decidir si elevan los tipos de interés.

La clave está en el petróleo

Y ahí, en el precio del crudo, sí es vital la creciente demanda energética de países como China o India. Si el petróleo sigue subiendo, se encarecerán los fertilizantes (muchos son derivados petrolíferos), el funcionamiento de las máquinas de las explotaciones agrícolas y el transporte de los productos, lo que multiplicará aún más el encarecimiento de los productos básicos.

En países como China, India o Brasil, la subida de los precios de los alimentos básicos se registra en estos momentos con porcentajes de dos dígitos. Para ellos la gravedad es tal que, por ejemplo, en India –donde los vegetales se han encarecido un 70% en 2010-, la crisis de las cebollas ha sido más fuerte que la secular enemistad con Pakistán: el Gobierno de Delhi negocia ya con su vecino para reanudar las importaciones de cebollas pakistaníes y frenar la escalada del precio de esa hortaliza, que hace unos años ya causó la caída de dos gobiernos anteriores.

En Indonesia, el precio de los chiles o pimientos picantes se ha disparado hasta tal punto que los agricultores tienen que proteger sus cultivos de los ladrones con patrullas de 24 horas, y el presidente del país –el cuarto más poblado del mundo- ha pedido a las familias que planten chiles en sus casas.

La Niña, en el origen

El analista de IGMarkets Daniel Pingarrón señala tres causas de esta nueva escalada: los desastres climáticos que han desajustado la oferta y la demanda, la depreciación del dólar –divisa en la que se cotizan esos productos- y la utilización de esas materias primas como valores refugio para los inversores ante la inestabilidad de otros mercados financieros.

En opinión de Pingarrón, “la demanda de alimentos de países con fuerte crecimiento como China o Brasil influye mucho menos en la escalada de estos precios de lo que influye su creciente demanda en el encarecimiento de la energía y los metales. Tiene alguna influencia, pero no se trata de un peso significativo”.

La meteorología extrema que se señala como causa directa se debe a un fenómeno climático conocido como La Niña (contrario al de El Niño, que ocasiona fuertes sequías en América del Sur y lluvias torrenciales en Centroamérica y Oceanía) y que, según la Oficina de Meteorología de Australia está siendo el más severo de las últimas tres décadas. Debido a su intensidad, ya se compara La Niña de este año con la que se vivió entre 1973 y 1976, cuando desencadenó una severa sequía en las principales zonas productoras mundiales y se originó la peor crisis alimentaria que se ha conocido desde la II Guerra Mundial.

Publicidad

One response to “Escalada de precios de las materias primas: ¿Nueva crisis alimentaria?

Deja un comentario